Arquitectura sostenible

La sociedad es cada vez más consciente de la importancia del cuidado del entorno que le rodea y de la necesidad de incrementar la preocupación por la calidad ambiental  y la eficiencia energética en cuestiones de construcción, tanto en edificación como en diseño de piscinas. Y es que la arquitectura sostenible se enfrenta a una nueva realidad: construir estructuras duraderas, con el menor impacto posible en el entorno y realizando el mínimo consumo de recursos. Lo que facilita, a su vez, contribuir a los objetivos del Protocolo de Kyoto (reducir las emisiones de seis gases de efecto invernadero que causan el calentamiento global).

Los principios de la arquitectura ‘verde’ incluyen (Fuente: Wikipedia):

  1. La consideración de las condiciones climáticas, la hidrografía y los ecosistemas del entorno en que se construyen los edificios, para obtener el máximo rendimiento con el menor impacto.
  2. La eficacia y moderación en el uso de materiales de construcción, primando los de bajo contenido energético frente a los de alto contenido energético.
  3. La reducción del consumo de energía para calefacción, refrigeración, iluminación y otros equipamientos, cubriendo el resto de la demanda con fuentes de energía renovables.
  4. La minimización del balance energético global de la edificación, abarcando las fases de diseño, construcción, utilización y final de su vida útil.
  5. El cumplimiento de los requisitos de confort higrotérmico, salubridad, iluminación y habitabilidad de las edificaciones.
Esta entrada fue publicada en Arquitectura. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*