Eliminación de barreras arquitectónicas

El paulatino envejecimiento de la población lleva consigo la necesidad de adaptar las calles a las condiciones físicas del colectivo de la Tercera Edad, a cualquier personaa con limitaciones físicas en definitiva, mediante la eliminación de barreras arquitectónicas, tales como escaleras, cuestas empinadas y prolongadas o bordillos. Es lo que requiere la Normativa de Accesibilidad.

Los mecanismos empleados para ello suelen ser el rebaje de pasos peatonales, el ensanchamiento de aceras, la supresión de escalones y la sustitución de las mismas por rampas… Pero lo que se está poniendo cada vez más de moda es la instalación de ascensores  y escaleras mecánicas que faciliten el acceso a las zonas más altas de la ciudad, actuando así como puertas rápidas. La elección de uno u otro recurso de elevación dependerá de la altura que haya que salvar.

De esta forma, poco a poco las ciudades deben hacer suya la siguiente premisa: “Una buena accesibilidad es aquella que existe pero que pasa desapercibida a los usuarios” (Libro Blanco de la Accesibilidad). Y para ello, la eliminación de barreras se debe llevar a cabo en intervenciones urbanísticas, en edificaciones, en los medios de transporte… En todo aquello que nos rodea, porque la accesibilidad es un principio básico que hay que garantizar a todos los ciudadanos.

Esta entrada fue publicada en Arquitectura, Reformas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*