Las posibilidades de la piedra acrílica

En cocinas, baños, fachadas interiores y exteriores, muebles, esculturas… ¿Qué material es tan versátil como para poder ser usado en tantos espacios? En dos palabras: piedra acrílica, también conocida como HI MACS. Y es que ofrece a los arquitectos y diseñadores nuevas posibilidades. Es moldeable, sin junturas visibles y está disponible en una amplia gama de colores. Además, con determinados colores y espesores y combinado con la iluminación idónea, la piedra acrílica presenta propiedades translúcidas.

Posee casi la misma resistencia que una piedra, sin embargo, se puede trabajar como si fuera madera dura. De hecho, se puede cortar, fresar, perforar o cepillar con las herramientas habituales de los carpinteros. Está compuesta de polvo de piedra natural en un 70%, resina acrílica en un 25% y de pigmentos naturales en un 5%.

Siguiendo con las ventajas, su ciudado es de lo más sencillo. No es un material poroso, lo que beneficia a su limpieza. Además, es de larga duración y gran resistencia, por lo que siempre lucirá como nuevo. Eso sí, en la cocina mucho cuidado, porque no es aconsejable apoyar sartenes u ollas calientes recién sacadas del fuego sobre este tipo de superficie. Ésta podría ser su único inconveniente, porque no se conoce otro.

Esta entrada fue publicada en Arquitectura, Ideas útiles, Reformas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*