Vivir en una antigua fábrica

Transformar bajeras en vivienda o reformar fábricas en desuso y antiguos almacenes para convertirlas en lofts se ha convertido en todo un fenómeno social. El alto precio de los alquileres y las hipotecas inalcanzables han motivado la búsqueda de nuevos espacios más económicos como alternativa a los pisos y apartamentos. Lo que empezó como algo aislado, es en la actualidad, una tendencia generalizada a nivel nacional.

Y es que sólo hace falta que el inmueble en cuestión esté en posesión de la cédula de habitabilidad requerida por la normativa y cumpla con las condiciones de higiene y salubridad necesarias para poder contratar los servicios de una empresa de reformas Las Rozas y convertirlo en un hogar. 

Aunque los requisitos para permitir el uso residencial de estos locales varían de una comunidad a otra, en términos generales podemos destacar las siguiente condiciones (Fuente: Eroski Consumer):

  1. El 75% de la superficie útil del inmueble debe tener una altura de al menos 2 metros y medio, que podrá reducirse a 2,20 metros en cuartos de baño o trasteros.
  2. La superficie mínima de la vivienda será de 25 metros cuadrados si dispone de una sola estancia formada por comedor, cocina y dormitorio y de un baño, y será de 38 metros cuadrados como mínimo si cuenta, además, con una habitación y cocina separadas.
  3. Las leyes establecen, asimismo, que la ventilación natural directa no sea inferior al 8% de la superficie útil de la pieza.
  4. La iluminación también ha de estar sujeta a unos mínimos que no serán inferiores al 12% de la superficie útil habitable.
  5. El local debe estar situado al mismo nivel o superior que el terreno circundante, por lo que los semisótanos quedan excluidos, al igual que las estancias que estén clasificadas como garaje obligatorio.
Esta entrada fue publicada en Arquitectura, Reformas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*